Seguidores

viernes, 4 de abril de 2014

La nueva bondad


La nueva bondad

Un capellán, cuentan, se aproximo a un herido en medio del fragor de la batalla y le preguntó:
¿Quieres que te lea la Biblia?
Primero dame agua que tengo sed, dijo el herido.
El capellán le convidó el último trago de su cantimplora, aunque sabía que no había más agua en kilómetros a la redonda.
¿Ahora?, preguntó de nuevo.
Primero dame de comer, suplicó el herido.
El capellán le dio el último mendrugo de pan que atesoraba en su mochila.
Tengo frío, fue el siguiente clamor. Y el hombre de Dios se despojó de su abrigo de campaña pese al frío que calaba y cubrió amorosamente al lesionado.
Ahora sí, le dijo al capellán. Habla de ese Dios que te hizo darme tu última agua, tu último mendrugo y tu único abrigo. Quiero conocerlo en su bondad.
REFLEXIÓN: En la crisis, como en la batalla, se espera del Cristiano moderno que predique la Buena Nueva. Pero antes hay que partir, repartir y compartir lo que tenemos, sea mucho o poco, como el brebaje del capellán de la historia. Porque hablar, cualquiera puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola gracias por visitarnos contamos con tu opinion de la pagina esperamos te sirva de mucha ayuda para tus proyectos saludos